¿Un buen club swinger? Swinger clubs en el DF

Ahora sí, luego de haber compartido cerca de 5 años con este blog, hemos recorrido suficiente mundo swinger como para poder hacer una reseña general de lo que sucede en la Ciudad de México y en sus alrededores. A lo largo de la historia de Jardín de Adultos, hemos hablado de cómo la pasamos cuando visitamos las diferentes opciones liberales de México, pero lo hemos hecho desde la más subjetiva de las perspectivas y dando prioridad a la narración antes que a la descripción de los sitios en cuestión. Como también, hemos descubierto que más de una persona usa Jardín de Adultos como referente en caso de querer iniciarse en el mundo del intercambio de parejas, sentimos que era obligado publicar un post que sirviera como guía rápida de antros, bares, clubes y otros centros para swingers.
De cualquier manera, esta entrada está escrita por una pareja que a lo largo de algunos años ha visitado una, dos o tres veces cada sitio, no más. Nuestras opiniones son eso, opiniones, y por supuesto que hay lugar a dudas. Cada quien habla como le fue en la feria. Por eso está abierta la sección de comentarios; si tu experiencia cuando visitaste cualquiera de estos clubs SW fue diferente, te invitamos a compartirlo. Si algo ha cambiado desde que nosotros fuimos, también nos gustaría que lo dijeras. Y por supuesto, si eres parte del personal de dicho local, y crees que nuestra nota requiere alguna precisión, adelante. El foro es todo tuyo.
Aclarado lo anterior, damos inicio a nuestra “Lista de todos los Clubs Swinger, espacios liberales y alternativos y otras opciones para el intercambio de parejas en la Ciudad de México y sus cercanías”. Están colocados en el orden de nuestra preferencia.
SQ
Bar E.V.A. con show de media noche
Zona: Coyoacán
Lugar:
Está en el segundo piso de un edificio de oficinas. Es evidente que se trata de una oficina adaptada, pero cómoda. Sólo se puede entrar con reservación previa, y éstas están limitadas a 30 parejas por noche. El espacio interior es congruente con la cantidad de invitados que se encuentran. Hay, al fondo, una tarima que funciona como escenario y pista de baile. El equipo de iluminación es bastante sofisticado, pero su diseño recuerda las discos ochenteras. Hay varias pantallas para proyecciones. Cada pareja tiene un locker en su mesa lo cual presenta una gran ventaja. Tiene también dos playrooms. En el primero se amontonan muchas parejas y el segundo tiende a ser más privado.

La experiencia general:
El espíritu de SQ está en su staff. Tienen a su disposición a muchísima gente trabajando, y todos muy atentos. La noche fluye entre dinámicas y espectáculos. Nada se nota muy profesional, pero sí es obvio que la prioridad del equipo de animación es que la gente se la pase bien. El lugar tiene pretenciones de ser selectivo en su clientela y escapar de los esquemas habituales de los swinger, en realidad no lo logra. Las parejas no son ni especialmente bellas ni especialmente jóvenes. Lo que sí logra, sin embargo, es la buena vibra. Es muy difícil no estar de buen humor ahí adentro.

Lo que nos gustó:
No hay ningún tipo de presión, y nadie te mira feo si no le entras a los juegos. De cualquier manera, su sistema de incentivos hace que la gente esté bien dispuesta. El cover incluye todo el consumo, y no salen gastos extras por ningún lado. Nosotros ganamos el concurso, así que la noche nos salió gratis y nos divertimos muchísimo.

Lo que no no gustó:
Las parejas no son tan selectas como se dice. En ocasiones el equipo de sonido falla y se escuchan ruidos abominables. Una de sus actividades consiste en poner una peli porno comentada y eso, (habrá a quien le haya funcionado) nos cayó muy gordo.

Calificación de Mariana: 8
Calificación de Diego: 8
Sitio web del club: http://paraisosq.com
Dreams
Bar swinger
Zona: Tecamachalco
Lugar:
En una zona muy exclusiva, y compartiendo edificio con un restaurante famoso por su constante francachela, el Dreams es un local de proporciones bastante cómodas que se llena a tope. Tiene un cuarto oscuro al fondo y una larga barra donde las chicas pueden bailar. Cuenta con dos zonas de mesas; en la de abajo, las mesas son grupales y facilitan la convivencia. En la zona de arriba, la distribución es un poco más convencional. Hay algunos tubos para la que se anime. El consumo es a la carta, y se puede pagar con tarjeta de crédito.
La experiencia general:
Es, sin duda, el lugar con más clase de la Ciudad. La mayor parte de las mujeres que asisten son muy atractivas. El auto es recibido por el valet parking justo en la puerta del local. Un miembro del equipo de seguridad coteja la clave de acceso, que fue enviada previamente por internet, y da la bienvenida. Uno paga el cover en efectivo y listo. Por lo demás, no es muy diferente a cualquier otro bar con buen ambiente. Hay música de D.J. y casi todas las parejas, en especial las mujeres disfrutan de una noche con muy buen humor. Nada de shows, ni dinámicas de intregración, ni profesionales de ningún tipo. Divertirse o no, es responsabilidad de cada pareja, y al parecer, las parejas asumen bien esta responsabilidad.
Lo que nos gustó:
El servicio es muy bueno. Aceptan tarjeta de crédito en la cuenta y no hay consumo mínimo, ni propinas obligatorias ni sorpresas de ningún tipo. Tampoco hay código de vesturario, lo cual significa que la gente se viste para verse bien y ligar atendiendo sólo a su buen gusto, a su sentido común y a sus ganas de liberarse, y no a prejuicios de oficina. De cualquier manera, hay noches temáticas. Las parejas son seleccionadas por su perfil de SDC.
Lo que no nos gustó:
El playroom estuvo vacío casi toda la noche. Suponemos que las parejas del Dreams, prefieren seguir la fiesta en otro lado. La útlima vez que fuimos había dos hombres sólos. Sabemos que se trató de un caso especial, pero de cualquier manera, el incidente afectó un poco nuestro concepto del lugar.
Calificación de Mariana:7
Calificación de Diego: 8
Nuestra historia: Dreams, swingers selectos
Sitio web del club: www.dreamsmexico.com.mx

Casa Swinger

Fiesta swinger
Zona: Benito Juárez
Lugar:
La casa swinger es precisamente eso, una casa adaptada para el jolgorio. La cocina funge como bar, la estancia como salón principal y las recámaras son playrooms medianamente bien equipados. A pesar de que los espacios son amplios, la afluencia de invitados hace que la sensación sea de amontonamiento, lo que no necesariamente es malo. Además hay una par de cabinas que se comunican entre si por diversos agujeros en la pared que se utilizan para tocar y ser tocad@ en completo anonimato. La fila para los baños es larga.

La experiencia general:
El lugar es un híbrido entre una fiesta masiva y una reunión swinger entre amigos. Al principio de la velada, los anfitriones organizan juegos sexosos entre los asistentes. Después hay shows de strippers y bailarinas que terminan con sexo en vivo y la participación del público. Luego de eso, todos a los cuartos oscuros. El costo de la entrada incluye barra libre. Algunas noches de la semana se permite la entrada a hombres solos.

Lo que nos gustó:
Los playrooms son cómodos. Está ubicado en una zona de acceso muy fácil y la seguridad del lugar es, aunque no excesiva, suficiente. Casi todo el personal es muy jóven.
Lo que no nos gustó: En los playrooms es frecuente encontrar hombres sólos, aunque sea noche de sólo parejas.
Calificación de Mariana: 7
Calificación de Diego: 7
Nuestra historia: La casa swinger
Sitio web del club: http://www.casaswinger.com.mx/
Villa Cleopatra
Pequeño hotel nudista/swinger friendly con sistema de daypass
Zona: Cuernavaca, Morelos
Lugar:
Villa Cleopatra es una linda casa en Cuernavaca equipada con todo lo necesario para pasar un fin de semana de traviesas exploraciones. Tiene a disposición del usuario tres recámaras que se rentan por noche, alberca con jacuzzi y varios juguetes. Un pequeño cuarto oscuro puede usarse con otras dos o tres parejas, en caso de así requerirse, pero la casa es en si misma, un gran playroom.
La experiencia general:
Pasamos ahí un par de días, y no había nadie. Cierto es que eran condiciones especiales, porque fuimos un domingo de una época en la que por emergencias sanitarias, el país entero estaba encerrado en su casa. De cualquier manera, conocimos a los anfitriones que destacan por ser amables. Nos dejaron solos casi todo el tiempo y pudimos con libertad explorar un espacio que, con un par de parejas amigas podría convertirse en un rincón cerca del cielo. Hemos escuchado, sin embargo, de otros que han estado ahí cuando hay más gente, que el ambiente por las noches es fenomenal. Habrá que comprobarlo. Vale la pena mencionar que, en cuestión de comida y bebida, cada quien lleva lo suyo; se puede ocupar la cocina y hay varios restaurantes en la zona que entregan a domicilio. En caso de no querer pernoctar, se puede comprar un pase que da acceso a 12 horas.

Lo que nos gustó:
Las instalaciones son comodísimas y muy bien cuidadas. Hay por todos los rincones de la casa juegos para adultos. Tienen en la sala una pantalla enorme en la que sería recomendable ver pornografía. En caso de que olvides tu libro, hay también algunos por ahí.
Lo que no nos gustó: Nos hubiera encantado encontrar, en esa ocasión, parejas jóvenes. Ojalá que cuando volvamos ocurra eso y podamos corregir esta entrada.

Calificación de Mariana: 8
Calificación de Diego: 9

El Real (de Catorce)
Club swinger
Zona: Cholula, Puebla
Lugar:
Es un lugar oscuro y con aires misteriosos. En la planta baja de El Real hay en un salón con estética de bar underground, una barra tras la cual está Nathalie, su propitaria, y una zona con mesa de billar. Una gran pantalla alterna porno con videos pop. En un rincón se puede encontrar una pequeña cabina como para que una pareja se encierre a ver películas XXX. Al subir una empinada escalera, las parejas llegan a un gran playroom de tenue luz amarillenta con un baño y sección de lockers. Entre sillones y camas, se pueden contar cerca de 10 piezas de mobiliario de distintos tamaños. De esta forma, hay territorios suficientes para elegir si jugar sólo en pareja o ir a una cama más grande y compartir espacio con otros varios más.

La experiencia general:
Hemos ido tres veces, y cada vez nos sentimos menos cómodos. En alguna época, un animador muy poco carismático, trataba de encaminar por medio de juegos a las parejas. Ahora, creo que éste ya no está, pero de cualquier forma, antes de cambiar sus instalaciones, el Real tenía un encanto particular, que en las dos últimas ocasiones ya no encontramos. Por el otro lado, en el playroom se siente una vibra más grata. Casi todas las parejas suben pronto y como la iluminación permite distinguir figuras claramente, la interacción es más bien entre gente plenamente identificada. Es una buena opción si se trata de mirar y ser mirados.

Lo que nos gustó:
En la primera visita la atención personalizada de Nathalie, nos hizo la estancia muy agradable. En las nuevas instalaciones, el gran playroom es, sin duda, la mejor fortaleza.

Lo que no nos gustó: En el salón principal hay, en ciertos momentos, mucha gente y eso dificulta encontrar un sitio donde sentarse con comodidad a buscar entre las parejas posibles compañeros de juego. Además, las parejas que asisten (alrededor de veinticinco) no son muy atractivas que digamos y se percibe un cierto clima de timidez difícil de explicar pero que impide que las cosas fluyan con naturalidad. La falta de cuidado en la decoración del piso de abajo, tampoco ayuda mucho.

Calificación de Mariana: 6
Calificación de Diego: 6
Nuestras historias: El Real y De vuelta en El Real,
Sitio web del club: http://www.elrealsw.com
Club SW (de Pedro López)
Antro swinger con sistema de membresías
Zona: Cuauhtémoc
Lugar:
Se trata del club con más fama e historia en la Ciudad de México. La cantidad de parejas que recibe tanto viernes como sábados no se parece a nada a la de ningún otro lugar. En la recepción piden que los celulares se queden en el guardarropa, y luego de las rigurosas revisiones de seguridad, las parejas entran a un enorme galerón que parece un poco disco, otro poco salón de baile y tiene mucho de fiesta de quince años. Todo responde a ese tipo de protocolo en el que los meseros se visten con corbatas de moño, y todas las bebidas se sirven en vasos de jaibol. Las sillas son negras de melamina ponderosa con viníl y no hay, además de eso, mayor diseño en el lugar. Luces de antro y pista de baile grandota que, a la vez, sirve como escenario para un ya famoso show de sexo en vivo. En el segundo piso está la zona V.I.P., a la cual se puede tener acceso si se es miembro del club o si se compra una botella de alipús caro. También en el segundo piso está el playroom que se abarrota como miércoles de carne y salchichonería. Se trata de una zona enorme con diversos ambientes, hay mesas para algunos afortunados, pero en general uno tiene que buscar un huequito vacío donde jugar. Ahí hay zonas oscuras y no tan oscuras, un pequeño laberito con glory-holes y cuartos divididos entre si con celosía para poder asomarse de un lado a otro.
La experiencia general:
En el club de Pedro, hay mucho que ver y van parejas de todo tipo. Entre tanta gente, sin duda habrá parejas compatibles, y es buena idea abordarlas antes de subir a las areas de juegos. No es un buen sitio para la timidez. Es fácil sentirse abrumado; aunque el espacio es grande, la afluencia es mucho mayor y en los playrooms, no hay manera de encontrar un puesto tranquilo. Se trata de un buen lugar para swingers avanzados, porque es muy sencillo terminar enredados con algunas otras parejas. Hay un show bastante convencional y aburrido que, seguramente en sus inicios fue muy innovador. En cuanto al servicio, nada es recomendable; aquí están todas las políticas chocantes: cover más consumo mínimo más propina y a la hora de cortar el servicio lo hacen como en las cantinas. El club es muy exitoso, sin duda, porque rompió, en algún momento varios esquemas y ahora está dedicado a repetirse a si mismo, dejando en el asistente un no muy grato sabor de boca.
Lo que nos gustó:
Visitarlo desde la zona V.I.P. permite ver desde lejos a las parejas, e identificarlas oportunamente, aunque te aisla para relacionarte con ellas. Cuando el ánimo consiste en tocar y dejarse tocar, su playroom es el más eficiente de todos.
Lo que no nos gustó:
En relación al servicio, el lugar es caro, y uno se queda con la idea de que entre gastos sumados le han a uno encajado más diente del tolerable. Al final del día, cuesta lo mismo que otros, pero estoy hablando en términos de percepciones. La decoración y el cuidado de las instalaciones deja mucho que desear. Una pareja de novatos podría quedarse con la idea de que swingear es para gente de mal gusto.

Calificación de Mariana: 6
Calificación de Diego: 7
Nuestra historia: El Club SW de Pedro
Sitio web del club: http://www.clubsw.com.mx
Coliseum
Antro Swinger
Zona: Benito Juárez
Lugar:
Antes que nada, quiero aclarar que aún no conocemos las nuevas instalaciones. Sin embargo, creo que el principio es el mismo. El local que tenían en Santa María la Ribera era notable por tratarse de un bar muy hermoso acorrientado de un tirón con detalles de table barato. El playroom, era grande y con divertidos recovecos, pero era, de todas maneras bastante feo: pintura fosforecente iluminada con luz negra, contrastaba desafortunadamente con la enorme barra en madera que había en el salón principal. Corregiremos esta descripción en cuanto vayamos a visitarlos nuevamente en su casa del sur.
La experiencia general:
Cuando fuimos, esperábamos algo de inovación que no encontramos. El esquema es muy parecido al del Club SW de Pedro López, y no hubo, salvo la cantidad bastante más reducida de parejas, nada que lo distinguiera.
Lo que nos gustó:
Como dijimos antes, la barra del bar.
Lo que no nos gustó:
Consumo mínimo, tragos caros y propina obligatoria. Por supuesto, no podemos asegurarlo, pero tuvimos la impresión de que varias de las parejas tenían chicas profesionales, a saber.
Calificación de Mariana: 4
Calificación de Diego: 5
Sitio web del club: http://coliseum.com.mx
Cine Erotika
Cine XXX con sala VIP para parejas swinger
Zona: Centro
Lugar:
La sala de arriba de un cine de la calle República de Cuba, está reservada a parejas. Entrar cuesta como $60, y entendiendo eso, y la zona, podrá imaginarse el tipo de personas que lo frecuentan. Como en todos los cines porno, se proyectan películas con permanencia voluntaria, y los asistentes encuentran, en medio de la oscuridad, lugar en cómodas butacas acoginadas.
La experiencia general:
De entrada, llegar al lugar ya tiene una buena dosis de misterio. Sabiendo que no hay posibilidad de hombres solos, relajarse es mucho más sencillo. De cualquier manera hay mucha gente y en la oscuridad no hay forma de elegir junto a quien se sienta uno. El Cine Erórtika Río tiene mucho del espíritu de decadencia que podría resultarle atractivo a algunos y muy desagradable a otros.
Lo que nos gustó:
Las butacas son cómodas, y cuando el cine está casi vacío, la experiencia puede ser muy sexy.
Lo que no nos gustó:
En las últimas visitas, la cantidad y el tipo de gente nos enfriaron bastante. La sensación de falta de higiene era ya cada vez más intolerable.

Calificación de Mariana: 0
Calificación de Diego: 5

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario